La acción social en SIS; cuando las experiencias prácticas y efectivas consiguen transformar vidas.

El objetivo de todos los programas de BI es formar a personas con una mentalidad internacional que, conscientes de la condición que les une como seres humanos y de la responsabilidad que comparten de velar por el planeta, contribuyan a crear un mundo mejor y más pacífico.

Todos los colegios del BI en el mundo deben cumplir con este requisito curricular, y en SIS nuestros alumnos no solo lo satisfacen, sino que lo superan con creces gracias a las maravillosas conexiones curriculares desarrolladas por la ONG The Kindred Project, liderada por nuestros propios alumnos. 

The Kindred Project está profundamente entretejido en la vida diaria del colegio y funciona de una manera excepcional, buscando enriquecer las experiencias de acción social de nuestros alumnos, brindándoles a su vez, una nueva visión y comprensión sobre nuestro mundo.

Entre tantos ejemplos, a través de este blog nos gustaría destacar uno de nuestros últimos proyectos que comenzó en el año académico 2018-2019 y alcanzó un nivel extraordinario durante el verano de 2019: los kits de ciencias para la escuela primaria Nabugabo Community Learning Centre (NCLC), alineado con nuestra Expedición a Uganda 2019.

Todo comenzó cuando un grupo de tutoras comprometidas de M2 ​​buscaban proporcionar a sus alumnos una oportunidad de aprendizaje relacionada a una acción social real y significativa; algo que les permitiese aplicar el tema aprendido en clase para desarrollar planes y conexiones para ayudar a los demás. Después de analizar algunas de las necesidades y prioridades de nuestras asociaciones, identificamos el proyecto perfecto: el desarrollo de recursos de Enseñanza y Aprendizaje para NCLC en Uganda. Con copias del Programa Nacional de Educación ugandés, los cofundadores de NCLC a tan solo dos horas de SIS, más de 60 alumnos de M2 listos para la acción, los números de teléfono de los profesores de NCLC y la salida de la Expedición a Uganda a solo unos meses, el proyecto estaba destinado a salir bien. Sin embargo, lo que se logró con esta estrecha colaboración superó las expectativas de todos. Una vez más, nuestros alumnos demostraron el potencial que yace en ellos.

Con una sesión de contextualización dirigida por la cofundadora de NCLC Judy Harris, algunas visitas de observación a las clases de Primaria y un análisis detallado del Currículo de Primaria de Uganda, nuestros alumnos de M2 comenzaron su proyecto. Fueron necesarias varias pruebas y bocetos, pero poco a poco los materiales de Enseñanza y Aprendizaje comenzaron a tomar forma. Un par de meses más tarde, llegaron los cuatro iPads para NCLC, comprados con los fondos recaudados de la fiesta de pijamas de Primaria (Sleepover) y se los entregamos a los chicos de M2 para que también pudieran descargar aplicaciones educativas que mejorarían aún más el aprendizaje. Y antes de darnos cuenta, estábamos celebrando la primera Feria de Ciencias de SIS, con el objetivo de recaudar fondos para comprar kits científicos para los alumnos de NCLC y dar vida a su aprendizaje. Esta iniciativa fue complementada por el Proyecto Comunitario de M3 del alumno Josh K, generando no solo más sensibilización sobre la educación en Uganda, sino también fondos adicionales para la adquisición de los kits de ciencias. Una vez que obtuvimos todos el dinero, llegó el momento de recibir la “Lista de Deseos” elaborada por los maestros de NCLC. 

La cuidadosa planificación y consideración puesta por los alumnos y profesorado a lo largo de todo el año académico para financiar y crear recursos de enseñanza y aprendizaje prácticos, duraderos y efectivos para NCLC ha sido simplemente maravillosa. Y lo mejor de todo… ¡los productos finales valieron totalmente el esfuerzo! En palabras de Phil Berry, profesor de ciencias de SIS y uno de los líderes de la Expedición de Uganda: “Los alumnos y profesores de NCLC acudían en masa a las sesiones extra-escolares que pusimos en marcha para enseñar cómo usar el equipo, y su respuesta fue de total gratitud. Poder contar con clases prácticas por primera vez mejorará en gran medida las posibilidades de que los alumnos pasen con éxito sus exámenes de final de primaria (PLE)”.

Sin embargo, el efecto del proyecto social de M2 no se detuvo allí, ya que también tuvo un impacto positivo en los 13 alumnos que lideraron la Expedición a Uganda en julio de 2019, siendo ellos mismo quienes aceptaron la responsabilidad de poner los recursos y equipos en marcha. Estas expediciones tienen un profundo efecto en nuestros alumnos, ya que brindan oportunidades únicas de aprendizaje fuera de la vida escolar cotidiana. Gracias a ella, los alumnos regresan con nuevas perspectivas sobre el mundo en el que vivimos y con un mayor conocimiento de sí mismos y sus capacidades. El aprendizaje a través de la acción social abarca mucho que el uso de las habilidades adquiridas en clase en un entorno real, ya que además abre nuevas oportunidades de aprendizaje y el descubrimiento de habilidades que ni siquiera sabían que tenían.

El impacto de estas expediciones se hace evidente cuando alumnos como Enola G. reflexionan sobre su experiencia en Uganda. “Participar en la expedición a Uganda fue la mejor decisión de mi vida. A través del trabajo práctico con la comunidad de Nabugabo, me di cuenta de que me siento motivada al ayudar a los demás, y gracias a ello mi camino universitario se materializó claramente. El día que regresé del viaje, supe que quería estudiar política y relaciones internacionales en la universidad, con la intención de generar un positivo para aquellos que más lo necesitan.”

Enola es tan solo uno de los tantos ejemplo que demuestran lo influyentes que son estas experiencias en las personas. Ya sea ayudando a definir las carreras universitarias a estudiar o guiándolos en la toma diaria de decisiones, estas oportunidades ciertamente contribuyen a moldear de manera positiva la vida de nuestros alumnos en SIS.

Lo maravilloso es que el impacto también se genera a través de iniciativas sociales lideradas por alumnos que ni siquiera han estado en Uganda. Iniciativas como Send a Child to School, Readathon, Primary Sleepovers y muchas otras nacidas de las propias ideas de los alumnos, como Dreaming Dragons Pop-Ups, M3 Community Projects y actividades de CAS. Esto nos recuerda continuamente que los alumnos de SIS sí aprovechan las oportunidades de acción social para generar un impacto positivo en la vida de los alumnos de NCLC. El programa Send a Child to School, por ejemplo, consigue que 57 alumnos de primaria de NCLC garanticen su derecho a la educación, atención médica, alimentos y ropa. Esto no sería posible sin el férreo compromiso de nuestros alumnos y comunidad educativa de utilizar la educación como fuerza de bien a través de las actividades de acción social que se ofrecen en SIS y The Kindred Project. Este es uno de los muchos ejemplos de cómo la acción social nos ha ayudado a influir positivamente en la vida de los alumnos de NCLC.

El poder de la acción social nunca debe subestimarse. Son nuestros alumnos aquí en SIS quienes dirigen The Kindred Project, quienes apoyan todas las iniciativas, participan en expediciones y ponen en marcha movimientos que tienen un gran alcance. La acción social nos da un propósito, guía nuestra brújula moral y, desde nuestro punto de vista, nos hace muy especiales.

Related Posts

Colegio Internacional de Sotogrande

You find here quick links with useful information about our school.

Escuela Internacional de Sotogrande

Por favor contáctenos en info@sis.gl y responderemos lo antes posible.